miércoles, 22 de junio de 2011

Octavo pecado capital

Tu mayor pecado puede ser no creer en ti mismo. Puede ser, pienso yo, mientras no se caiga en otro pecado capital, que aunque supuesto de inferior talla, es un pecado del que deriva, es limítrofe y a menudo, confundible.