viernes, 21 de diciembre de 2012

La Teoría de las Tres Capas


No sé si alguna vez os habéis preguntado de qué se compone una persona. Sí, no me refiero a la composición química, el agua, los citoplasmas y esas mierdas, claro está. En una de esas fugaces ráfagas de pensamientos que pasan por mi cabeza, a veces, en los momentos más inesperados, pero casi siempre en el mismo lugar, llegan ciertas ideas que merecen la pena en mi opinión retener.

En este caso, haciendo un repaso somero sobre lo que es una persona, entendida como el ser social y a la vez asocial que somos, creo que, jugando a ser simplistas, podríamos pasar el escáner a una persona, como regla general encontrando tres capas en ella, en lo que respecta a la configuración de su personalidad, en tanto a su forma de ser consigo mismo y el resto del mundo.

En primer lugar, como capa más visible y superficial, en lo que llamaríamos la punta del iceberg de la personalidad, encontraríamos la capa más o menos formada por los convencionalismos sociales, en la que las frases de cortesía, los temas tópicos y estereotipados e incluso los temas tabú, así como aquello que nos sirve para acercarnos a los demás por defecto, causando una impresión de normalidad y familiaridad, como por ejemplo una sonrisa, constituirían esta primera capa de la persona.

En segundo lugar, yendo más a fondo, pero sin tocar el suelo de la persona, podemos encontrar aquellas raíces más profundas de la persona desde las que esas plantas antes mencionadas en el primer punto salen a la superficie, en que se encuentran las motivaciones y pulsiones personales internas, pero sobre todo y especialmente, las emociones, aquello que por mucho que queramos negar, hasta las personas más calculadoras y racionales (excluyendo psicópatas y patologías por el estilo) están imbuidas, siendo nuestra parte más animal, la cadena más original, que mantiene encadenado lo que fuimos al inicio de los tiempos y lo que somos hoy; las cuales son sin duda, nuestro talón de Aquiles a la vez que aquello que nos permite disfrutar y sufrir tan profundamente de las cosas de la vida como seres vivos, en definitiva, lo que nos hace imperfectos en un sentido y nos hace perfectos en otro.

Y por último, el sustrato, la tierra que nos cubre como persona y conforma el molde de todo lo descrito antes, está constituido por la compleja multiplicación genética que es resultado de todos los entrecruzamientos reproductivos de nuestra larga estirpe familiar, compuesta por cientos de miles, quizás millones de personas, que son tan ajenos a nosotros, tan extraños y a la par tan unidos a nuestro modo de ser y que a veces se refleja en nuestra superficie, sin ser conscientes. Tal vez os hayáis planteado alguna vez o tal vez no, pero muchas de esas personas frías e indiferentes con las que os cruzáis por la calle cada mañana, urañas, felices o tristes sin causa, tiene que ver con vosotros mucho más de lo que os podáis imaginar en un principio, pues estáis tan cerca, tan conectados y a la vez tan distantes, y eso sin duda, es uno de los matices clave que en mi opinión configuran la sociedad sin alma unívoca en que vivimos hoy, y que, tal como estamos siendo testigos, determinará, más pronto que tarde, su desintegración prácticamente total.

Con ello podemos ver que la Humanidad se dedica a caminar el mismo sendero sociohistórico desandado, que vuelve a realizar una y otra vez, a veces por los mismos trayectos y rutas, y otras veces por nuevos espacios, pero siempre con idéntico final.

Autodestruirse degradándose lentamente desde nuestra perspectiva humana, rápidamente para la perspectiva universal, es nuestra misión, y así volver a nacer, teóricamente con mejor configuración que en la anterior etapa, a menudo a golpe de Revolución. Y esta es una de las marcas indelebles que nos caracteriza por siempre, en este ya tratado paradigma de los geniales Heráclito Nietzsche el Eterno Retorno, clave de la esencia humana en que aquí le procuro fundamento.




lunes, 5 de noviembre de 2012

Juego de manos


Mientras las dos manos se balanceaban unidas, podía observar la sonrisa en sus labios. El joven barbilampiño mira al frente, hacia el futuro, con confianza impostada. Al otro extremo de sus dedos, se enredan los de su amada, que destila un aroma a soberbia y prejuicio en la mirada.

Él, un joven cualquiera, se asienta con fuerza sobre sus recién implantadas convicciones, con la seguridad que le proporciona el reloj de la juventud y su belleza. También denota la calma de un mar interior tras las tormentas de la adolescencia. El cuerpo de él, bien formado y atlético, y el de ella, exuberante y esbelto, se agitan al unísono.

Pero entre bastidores esa seguridad aparente esconde una inquietud que planea sobre el futuro y lo oscurece, escondida ahora por el carpe diem , por el vivir del segundo y su cénit, la esperanza ciega del amor mutuo.

La confianza de ella en él, refuerza su posición y convicciones, mientras ambos se dejan llevar juntos por los mecanismos y convenciones socialmente establecidas, lo cual les ayuda a no tener que pensar demasiado en el mañana.

Para ella, él es el hombre de su vida, su príncipe azul.

Él, que conserva como paño en oro su brío sexual, y en él se pavonea, aunque la ama profundamente, en su interior se cultiva la licencia de tomarse en el futuro más libertad en cuanto a compañeras de juegos pasajeros.

Entre tanto ella y él, únicos entre sí, al igual que la mayoría se dejan llevar por el lento discurrir de la vida, hasta que al llegar a su final, como los salmones llegando al estuario para procrear y morir, se preguntan mirando atrás si tiene sentido todo lo que han hecho: tardes de amor y sonrisas cómplices, discusiones, peleas, días y noches de todo y nada...

¿en qué se gastó la vida? ¿tuvo sentido nadar contracorriente?

Es en este punto, cuando ya, marcadas las arrugas, uno está demasiado viejo, cansado y seguro de sí mismo para pensar más allá de la vida.

Igual que al principio.

Igual que siempre.

domingo, 21 de octubre de 2012

El mejor país del mundo

Atendiendo al título del post, muchos de vosotros tendréis en cabeza países gigantes como EEUU, Japón, Alemania, naciones que han tenido indudablemente un peso hegemónico en la Historia, y en la política mundial. Algunos incluso habréis afinado más y pensado en países como Canadá.

Pero no, para sorpresa de muchos puede decirse que el mejor país del mundo para vivir es Dinamarca. En este país rodeado de islas, se vive con los niveles más bajos de corrupción del mundo, y un amplio abanico de derechos y políticas sociales, de igualdad y libertad, sin importar la raza o el sexo, la mayor libertad de prensa e información del mundo según el ranking Reporteros sin Fronteras, todo ello gracias a una sociedad comprometida sin parangón con la contribución y el compromiso social, y del pago de impuestos -de los más altos del mundo con un 46% de salario de media- que contribuyen a un sistema educativo, sanitario y de gestión de los más eficientes del mundo.

Lo que sería una utopía en otros lugares, aquí se hace realidad. Bien cierto es que su alto nivel de vida conlleva unos altos precios, lo que no quita que estén ajustados al nivel de salarios que se ofrece (tenían 1,3% de paro en 2008, antes de la crisis económica) y que su cultura, al igual que muchas otras como la española, tiene una cuestionable y a mi modo de ver, criticable tradición con los animales. Es habitual ver cada año, en los mares de Dinamarca, como se desata un baño de sangre que tiñe de rojo el agua, cuando miles de jóvenes, a modo de reafirmar su mayoría de edad (18) atraen cetáceos y delfines con reclamos, para a continuación lancearlos masivamente provocando un festival de sangre dantesco que en mi opinión, debería cuestionarse y acabarse por la brutalidad del acto. Y lo mismo con las corridas de toros, por supuesto.

Así las cosas, mientras que Dinamarca copa los primeros rankings de todo el mundo en cuanto a bienestar social y calidad de vida en todos los sentidos, por no hablar de su monarquía, de las más queridas del mundo y la más antigua (Gorm el Viejo, 958 d.c.), también, como todo hijo de vecino, tiene problemas en el patio trasero de casa. Y es que sus dos territorios de ultramar, Islas Feroe y Groenlandia, gestionados como autonomías, tienen una cultura identitaria y tradición oral muy marcadas, pese al influjo danés. Lejos quedan los tiempos en que los vikingos daneses asolaban todo el continente europeo con sus incursiones, ora desde Gran Bretaña a Constantinopla, ora el Imperio Romano al que hizo sucumbir e hizo arder hasta los cimientos de la vieja Sevilla.

Por eso ahora, una Groenlandia cuyo deshielo ha abierto al mundo una nueva tierra rica en recursos y probablemente, enormes fuentes petrolíferas, claman, junto a las Islas Feroe, por su independencia. Será cuestión de dirimir en el Parlamento danés las posibilidades, si bien, han otorgado, al igual que en Escocia, un referéndum a los feroeses y groenlandeses para que decidan el destino de su tierra.

Con seriedad, firmeza y racionalidad podemos aprender mucho de Dinamarca, al tiempo que veo que quizás, hace mucho tiempo que bien puede decirse, nuestro país ha perdido el Norte. Aprendamos, pues.


http://es.wikipedia.org/wiki/Dinamarca

viernes, 19 de octubre de 2012

Réquiem por los objetos sin dueño

¿No os ha sucedido alguna vez que salís a la calle y veis objetos que se ubican en el lugar más insospechado?

Salir a la calle puede convertirse en un ejercicio de interpretación farragoso, en un terreno donde todo es de todos, y convive un mundo de símbolos y señales, donde la máscara de lo anónimo permite la libertad de expresión en su máximo exponente.

Pero no nos pongamos metafísicos. Al grano. Como decía, a menudo, voy por la calle y observo objetos como un tacón sin pareja apostado en una esquina, zapatos de otra época y sentido estético, una maleta abierta, calzoncillos, bragas... todos esos objetos inertes, ajenos al caótico devenir del mundo, esconden una historia, lo cual me hace preguntarme que historia guardan tras de sí.

Por ejemplo, ese tacón de cenicienta trasnochada puede ser objeto de una huida de una fémina o incluso, ser usado como arma arrojadiza contra algún gañán que la esté molestando sexualmente y la requiera, sin éxito, para el alivio de tales deseos. 

Unas bragas o unos calzoncillos sucios dejan menos espacio a la suspicacia si cabe, una noche de pasión, un desliz sexual amparado en la complicidad nocturna de las callejuelas o por qué ponernos románticos, cuando quizás simplemente, alguien quería deshacerse de sus ataduras y decidió que podría estar más fresco yendo con todo al aire.  

Otro de esos objetos que me llaman la atención son las maletas. Estas pueden guardar mil historias y viajes recorridos, sentimientos, dolor y todo lo que conlleva una vida fútil y pasajera. Hasta la muerte puede ir dentro.

Luego están los símbolos callejeros: por todo el panorama callejero español, y por supuesto, de todo el mundo, está invadido de proclamas ideológico-políticas de todo tipo, arte del bueno y del malo, graffitis y por último, las zapatillas colgadas en un tendido eléctrico. La teoría más repetida habla de que el origen de colgar zapatillas en los cables hay que buscarlo en Nueva York, en los 80, aunque de ahí parece que se extendió, sobre todo, a los países latinos. Se dice que es una forma de marcar el sitio donde hubo un ajuste de cuentas entre bandas, la señal de un punto de venta de droga o la marca del lugar donde ha muerto un joven a manos de la Policía. 

Así que la próxima vez que andéis por la acera, observad bien lo que hay vuestro alrededor pues podéis acabar en una zona en la que os quedéis sin zapato, sin vida, o todavía peor, puede que piséis una mierda de perro.

viernes, 7 de septiembre de 2012

Mihi placet


Hasta que no reconozcamos, aceptemos y asumamos

que lo que hacemos o no hacemos

es a causa del otro, otra u otros

seguiremos encadenados

eternamente,

a nuestros fantasmas.


sábado, 25 de agosto de 2012

Encrucijadas


Como el caballero en el camino del Rey

encrucijadas a uno y otro lado, asaltantes, comerciantes, artistas

nada es lo que parece sin parecer lo que es, en la senda real

cuantas veces te lanzaste al mar, cuantas veces más te importa jugar

ninguna en realidad

toda lucha tiene un sentido, todo camino tiene un destino, un final

y lo que tenga que ser será,

a mí lo único que me queda es, como no,

caminar. 

jueves, 19 de julio de 2012

Travesía en el desierto

Con una prima de riesgo, en forma de soga a España, de la que cada vez tiran más los especuladores financieros, banqueros y políticos europeos hasta sacarnos la última gota de sangre, los políticos continúan con el pañuelo en los ojos, haciendo mutis por el foro, y confiando en que haciendo caso a sus pastores de la UE llegará un momento en que todo irá a mejor, lo cual repiten como un mantra, aunque en todo se vea que será lo contrario.

No se dan cuenta de que yendo en contra del pueblo, de forma tan palmaria, y demostrando la nula sensibilidad social y a los requerimientos y necesidades de estos, llegará un momento en que los caballos y hasta el conductor del carruaje dirán basta, y encabritados vuelquen a los políticos del carro por mucho que estos se valgan de la fusta, cayendo todos, en un final dramático, por el precipicio.

martes, 17 de julio de 2012

Víchara

Uno de los mayores errores que podemos cometer en nuestra vida, y hablo motu propio, es mirar al futuro esperando a que llegue algo mejor. Para sobrevivir adáptate a las circunstancias, decía Darwin. Has vivido casi una cuarta parte de tu vida, quizás más, pensando en que cuando tengas ese trabajo, esos bienes materiales, ese chico/a de tus sueños, entonces y sólo entonces serás feliz. No puede ser más erróneo esto por otra parte, pues, aunque llegase, bien sabemos lo voluble de la felicidad.

La esencia de la felicidad no está simplemente en ser feliz con el trabajo sino en ser feliz en el día a día, y sí, quizás suene a tópico, pero joder es que es la pura y puta verdad. Siendo conscientes de que hay que vivir, disfrutar y divertirse a cada momento que se pueda, porque la felicidad es algo que se desvanece de un momento a otro, no es constante sino efímera, y aunque quieras atesorar todos los momentos, esta labor es como intentar guardar un puñado de arena escurriéndose entre tus manos. Y esto no debe ser motivo de angustia sino de placer, el poder sentir la felicidad deslizándose entre las palmas de nuestras manos es un privilegio escondido y uno de los secretos más importantes de la vida. Casi nada.


jueves, 12 de julio de 2012

The other face of Marianico Rajoy

Sin duda, lo que nos anunció ayer nuestro Marianín es una putada para todos los españoles. Pero aún siendo presentado como un mal necesario e irremediable, la llama que enciende la pólvora no es tanto que nos sigan dando más palos económicos que Chuck Norris en el FMI, sino que, la sensación de impunidad imperante es palmaria. La guinda nos la regaló ayer la inefable Andrea Fabra, con un ilustrativo "Que se jodan" soltado al calor de los aplausos después de aprobar los recortes en el Congreso de los Diputados.

Señor Rajoy si usted quiere recuperar el respeto de sus congéneres, cosa difícil a estas alturas, lo que ha de hacer es empezar a cortar cabezas de todo aquel que continúe o que haya derrochado, malversado o agenciado dinero público por la patilla.

La segunda medida sería un claro gesto cara al pueblo de recortar drásticamente el sueldo de todos los políticos y eliminar todos los puestos posibles elegidos a dedazo, y así podría usted convertir esa enorme espiral de odio y sangre que sobrevuela nuestro país y su cabeza, en un aprecio inestimable que dejaría boquiabierto a propios y extraños.

Sería lo justo pero no, lo más seguro es que siga usted abusando del ciudadano medio, del parado, el pobre pensionista y jugando malabares con la educación de los jóvenes para salir del aprieto cara a sus colegas europeos.

Sería difícil no contenerse la risa y la credibilidad, cuando dice usted, señor Rajoy, que la apuesta por la marca España hoy día, es una apuesta estratégica y de futuro, porque precisamente Mariano, bien sabe que el futuro nos lo ha robado a todos los españoles hipotecando nuestro destino de por vida, y no castigando a los responsables, banqueros y políticos manirrotos de sus actos. Y es que sería de ilusos creer que va a hacer algo por remediarlo.

lunes, 9 de julio de 2012

La balanza de la vida

Cada vez mas, en la vida, me voy dando cuenta de como una especie de balanza invisible va equilibrando lo bueno y lo malo que vas haciendo en ella. Haces algo que crees has obtenido gratuita y desinteresadamente, y lo terminas pagando por otro lado. Haces algo bien, y por vias completamente distintas llegan recompensas. Haces cosas mal, recibes los golpes mas inesperados.

La parte mas racional de mi se resiste a creerlo, aduciendo que simplemente se deben a razones y causas que escapan a mi control y/o conocimiento pero la fuerza de los acontecimientos termina por imponerse aplastante e inexplicablemente. No se me escapa que el mundo esta lleno de injusticias y que muchos que causan grandes males parecen irse sin pagar las consecuencias, pero bien es cierto que a menudo no conocemos su vida privada y que en ella, hay enorme espacio para el sufrimiento. Hasta en los casos que menos entendemos, en los que podemos decir que como nos ha pasado esto, mirando bien, podemos ver que hay algo mal que hemos hecho o obviado que pasara por otra parte.

No hablo de Justicia divina, ni siquiera Natural. Hablo desde la consciencia de que unos actos conllevan inexorablemente unos resultados, sin saber la causa. Es, sin mas, la balanza de la vida y ni siquiera la venganza escapa de su ecuacion.

Por eso, cuanto antes aprendamos que somos responsables, directa o indirectamente, de todo lo que nos sucede en la vida, nos ira mucho mejor o al menos podremos entender mas las causas de nuestra suerte.

martes, 27 de marzo de 2012

True Blood

Mientras te vas cortando, aprendes, la vida gotea lentamente, saliendo

a través de tus poros, tus venas, y el único pensamiento que de súbito

pasa por tu cabeza, es conservar el último aliento, lo suficiente para

respirar y saber que has aprehendido la esencia, que tu vida, la alegría

el dolor, el sufrimiento, la añoranza, las sonrisas...

no han sido en vano.

miércoles, 29 de febrero de 2012

Marathon

Y al final te das cuenta,

de que al final el problema no es no tener clara tu meta

sino el miedo de pensar

que corrías detrás de una meta equivocada.

Pero sólo hay una forma de saberlo:

Corriendo hacia ella. Hasta el final.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Barriendo arena

No hay regalo más nimio que la obcecación

perderse buscando un romance ideal,

medias naranjas, paraísos eternos, príncipes azules y princesas.

Pues el amor no es sino una realidad que crea la mente, y por ende,

tarde o temprano, es la verdadera realidad, el amor sin más, humano,

falible, el que se revela contra la mente y


...


sale a la luz.


video

martes, 7 de febrero de 2012

Ciudad K

(En el otobüs del aeropuerto, a punto de perder el avión)

-¿Crees en el Karma?
-No
-Pues yo cada vez creo más.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Bandirma-Istanbul 1a parte

Después de ver letonas descolgarse de un segundo piso en busca de hombres para beber

Despuués de ser echados de un pub por choques con los guardianes religiosos

Después de comer bolas de contenido indescriptible

Después de observar el incesante oleaje del mar chocando contra las rocas

Después de probar salsas y especias de todos los sabores

Después de fumar cachimbas aromáticas, jugando a las damas en un bar al son de la mùsica turca

Después de observar los pájaros volar, en un paraje helado, hacia un destino lejano

Después de ver como un compañero puede dormirse -con antifaz incluido- en medio de un partido de basket lleno de estruendos

Después de perderte por los bazares de Estambul y curar tus heridas con un masaje en un baño turco

Tras viajar 24 horas por tierra, mar, aire y nieve para llegar hasta aquí

entonces, y solo entonces, puedes decir que has estado en Estambul.

jueves, 26 de enero de 2012

Sinergías Mou-Guardiola

Dos modelos eficaces de gestionar la energía de un grupo a través de su personalidad


Mientras Mou es más de arreones físicos de energía, durante bloques prolongados de tiempo, con sus inevitables y lógicos bajones, el Barcelona de Pep es una máquina de gestión de energía limpia y eficiente como la mejor de las renovables. Aguarda como una cobra paciente, movièndose lentamente, hipnotizando con sus movimientos y guardando energías para asestar, una vez en campo contrario, el golpe mortal.


Bien cierto es que ayer, tras el enorme despliegue físico del Real Madrid y su defensa, casi impecable, salvo fallos particulares de los jugadores más dubitativos como Coentrao, el equipo blanco estuvo prominente e imperial, con el mando del juego y solo lastrado por una tendencia psicológica a la injusticia y el victimismo con que el árbitro, zarandeado públicamente por Mou, responde con gusto y descaro en su particular vendetta.


No obstante la épica, esa constante muesca de las noches mágicas de Copa del Madrid, forjado como un equipo de casta a base de remontadas históricas, no fue esta vez suficiente.


Podemos ver como están, estarán o al menos estuvieron, a punto de asestar el golpe mortal a un Barcelona que sabe gestionar muy bien los secretos de su juego. No obstante, ese talento individual, de talla única y clase mundial, el pequeño gran Lionel Messi, marca la diferencia rompiendo toda estadística o cálculo de energía con un ímpetu que parece regalado en forma de maná solo para él por los dioses del Olimpo.


A mi modo de ver como digo, está más cerca el cambio de un Madrid sin complejos, eso sí, es necesario desvestirse de los prejuicios de ataques arbitrales e injusticias, pues a mi modo de ver, a veces te benefician y a veces te perjudican, pero siempre injustamente. Eso creo es lo único que les hizo perder la cabeza a los jugadores blancos y por ende, la cara al partido, que estaba casi ganado por la actitud y el esfuerzo espectacular que realizaron los de Chamartín desde el minuto 1.


En conclusión, más inteligencia y cabeza fría la próxima vez.

miércoles, 18 de enero de 2012

Luz

Víctima imprudente de mil noches
testigo ciego del desamor, preso de la ignorancia,
incansable compañero del error.

Amante veleidoso, caliente y duradero como el Sol.

Aprendí a gatear cuando pude haber corrido,
comencé a correr y me sentí volar.

Qué es la vida, me pregunto,
un renacer, una caída, volverse a levantar.

No puedo prometer nada y a la vez jurarlo todo,
en fin, que es todo sino esto,
un instante, una sonrisa, un beso...yo.

martes, 10 de enero de 2012

Petro

-Petro: Llevaba siete días y siete noches vagando por las calles, sucio, famélico recorriendo las esquinas en busca del más mínimo resquicio que diera algo de calor y me ofreciera lo más parecido a un poco de alimento. Muchas caras extrañas alrededor de mí, algo habia cambiado desde hace unos días. Yo vivía en una casa cómoda, era uno más de la familia pero por alguna extraña razón, un dia mi dueño me sacó a la calle, y cerró la puerta tras de sí. Yo esperé durante muchas horas,incluso dias pero él jamás regresó.

Tras estos días de profundo miedo y dolor, en los que solo unas pocas personas se apiadaron realmente de mi, apareciste tu. Era de noche, había mucha gente y un ruido ensordecedor invadía las calles. Aunque al principio huí por miedo, tu no cejaste en tu empeño y me cogiste en tus brazos. Apenas ofreci resistencia, tampoco tenía fuerzas para huir. En fin, no podía estar peor, todo me daba ya igual.

Por primera vez en mucho tiempo volvi a sentir un atisbo de tranquilidad y seguridad en mi interior. Tu me cogiste con seguridad en tus brazos y me transportabas a un lugar que desconocia, pero como digo, había vivido tan mal estos últimos días que ya todo me daba igual. Entre el ruido de la gente, escuche algo parecido a "Petro", un sonido que oia mientras dirigias tus ojos a mi. Parecías referirte a mi con ese nombre junto a otros de tus compañeros.

Tras sumirnos en la mas tenebrosa oscuridad, de repente se hizo la luz. Estaba desorientado pero parecia que me encontraba de nuevo en algo parecido a mi antiguo hogar. Aqui, habia mas tranquilidad y en tu mano apareció rica comida y bebida en abundancia que yo devoré con la avidez del preso que disfruta de su última cena.

Por la puerta entró una hembra humana, y empezó a acariciarme y a juguetear conmigo, y yo, aunque escaso de fuerzas no cabía en mí de alegria, y no pude evitar recordar tiempos pasados, por lo que me dejé agasajar dulcemente y que me rascasen la barriguilla que tantas penurias habia pasado.

Aunque me picaba todo, no pude evitar asustarme cuando toda esa agua de repente empezó a caer sobre mi. Intenté resistirme con las pocas fuerzas que tenía, pero tú eras más fuerte. Una vez limpio pero mojado y aón con el susto en el cuerpo, noté que el tremendo picor que tenia desaparecia por momentos.

Luego me acostaste junto a tus pies en tu confortable cama, y por fin, tras mucho tiempo senti que volvia a formar parte de una familia. Durante una noche, supe que estaba seguro junto a ti. No puedo sino agradecertelo profundamente.

Por la mañana, tras darme algo de comer, apareciste con una correa y un collar nuevo, todo parecia como cuando antaño vivía con mi dueño. Me cogiste, y me diste un paseo en el que me dediqué a ladrar alegremente a las palomas e hice lo habitual al salir a la calle.

De repente, nos acercamos a un coche blanco y subimos a el, donde entre tus piernas hicimos un largo camino a un destino incierto, que yo evidentemente desconocia. Llegamos a un sitio donde habia muchos compañeros como yo, encerrados en amplias jaulas blancas, junto a un patio e incluso vi a algún viejo amigo de años mejores. Fue muy desconcertante todo pero tu me tranqulizaste, mirándome, y con varias caricias suaves con las que me deleité te despediste para siempre de mi.

Un desconocido me llevó a un pasillo en el que me sumió en un profundo sueño del que probablemente jamás vuelva a salir.

Descansa en paz, amigo.


Yo: No sabes la pena que sentí al dejarte, pero no me quedaba otra alternativa. En mi casa no podia cobijarte por mas tiempo, no por mí, sino por el resto de compañeros, y porque, ciertamente, no podria haberte dedicado el tiempo y dinero que necesitabas. Espero que te sintieras bien aquella última noche, no me queda duda de que sí, aunque me duele muchisimo haberte dejado a ti, e incluso a tus compañeros en aquella carcel de animales. Era limpia y amplia, y aunque me dijeron lo contrario pocas dudas tengo de que te terminaran sacrificando. Lloré por ello al marcharme y hoy todavia siento pena, pero no tenia alternativa. Siempre he pensado que es mejor una muerte digna, que una vida abocada a la penuria extrema o una muerte lenta y tortuosa como puede ser la que con más probabilidad te esperaba: el atropello o la inanición.

Creo que en cierto modo, viéndome obligado a no poder darte cobijo ni saber de nadie que pudiera dártelo, escogí la mejor opción, la más piadosa en tu situación. Espero en que de algún modo, me entiendas y perdones por llevarte a aquel sitio.

Quiero decirte que lamento no haberte hecho al menos una foto, para tenerte en mi recuerdo, pero a cambio escribo este texto y te digo, de veras, que jamás me olvidaré de ti. Te llevaré en mi recuerdo y te recordare, deseando que por fin tu ser se halle en el descanso mas tranquilo y placentero que se pueda tener.

Un abrazo muy grande compañero

Dani