martes, 12 de marzo de 2013

Tú tienes, tú debes


Sé más sincero. Sé más simpático, sé bueno. Sé más atractivo, más abierto, más consumista.

Estudia una carrera, haz deporte con frecuencia, toma mucha fruta, zumos y vitaminas.

Échate novia.

Lucha por conseguir lo que quieres, escucha a tus padres, tómate una cerveza y un café cada día. Mira la televisión. Ten miedo.

Teme.

Sal de la crisis. La crisis económica, la crisis de los 30, la de los 40, la crisis terrorista, internacional o emocional.

Crisis.

Crisis significa oportunidad en Japón.

Obedece al Gobierno, al Papa. Obedece a la morsa. O a los libros de autoayuda. Ellos tienen la solución a tus problemas.

Paga tus impuestos. Paga el seguro a todo riesgo, el de vida y el de muerte. Paga tu funeral, tu entierro; no olvides pagar una bonita tumba.

Vive pagando para estar vivo hasta que estés muerto y entonces, podrás descansar en paz, cuando no podamos sacar más de ti. Ahí pasaremos a tu prole.

Porque al fin y al cabo, en eso consiste la vida, en procurar ser feliz, la eterna metáfora del palo y la zanahoria.

¿O acaso lo dudabas?