sábado, 20 de diciembre de 2014

Expectativas

Antídoto del desengaño, rasgo del ser humano.

Semilla de la decepción

Todos lanzamos continuamente expectativas:

Expectativas sobre nosotros mismos, sobre los demás,

sobre nuestro destino, una vana ilusión. 

Expectativas sobre símbolos e ídolos,

sobre cosas y objetos.

¿Son los otros culpables de la expectativa que pusimos sobre ellos?

¿Tienen la obligación de cubrirla?

La expectativa es un juego peligroso, al que juega uno y parece que juegan dos,

pero hemos de ser realistas, 

los demás no tienen obligación de cubrirla,

y ha de ser nuestro ojo, nuestra mente

la que determine sobre quien recae la responsabilidad de algo

fabricado por nosotros mismos.


jueves, 20 de noviembre de 2014

Velero

Como un faro en la noche oscura

déjate llevar por la luz,

sigue la guía, sigue tu camino,

no hay barco sin destino ni puerto,

pues no hay más razón en sus velas que verlas volar al viento

sin estrellarse en las rocas, sin navegar perdido, sin rumbo,

más allá de su propio motor, de su razón de ser.

Navega, viaja y vive, es lo único que puedes saber al empezar,

pero sólo al vislumbrar las rocas sabrás, velero, donde has de llegar.

Donde está tu puerto, tu punto y final.

....



Una vez conocí a un tipo que se veía a sí mismo como una divinidad. Creía en el poder de la fé, como ninguna otra cosa en el mundo. Para él, la raíz de la vida, el motor de la humanidad estaba en la fé en el ser humano entendido como un Dios en sí mismo, dentro de cada uno de nosotros.

El tipo no era politeísta. Según sus propias palabras fundó una religión única, filófoba, parasitaria y terrófaga. En esto último, hubo de reconocer tras una larga discusión frente a los raíles del tren, se parecía al resto de religiones mayoritarias y minoritarias.

"Todas las religiones se devoran así mismas, dominando y sometiendo al ser humano a su control, incluso su máximo representante, siempre, en la forma más sutil ha de rendirse a los designios del susodicho Dios" argumentaba el iluminado.

Pero en este caso, decía Andy,  porque así se llamaba el tipo, no debíamos seguir buscando fuera o dentro de la Tierra, ya que, más allá del alma y de todo lo trascendental, ese Dios estaba dentro de todos y cada uno de nosotros.

A decir verdad, la primera vez que lo ví me parecía un imbécil, un tarado, un charlatán más que intentaba imponer y exponer, a su manera, su propia debilidad, que no es otra cosa que su visión polarizada del mundo. Pero ese tipo flacucho y desaliñado, de tez morena y ojos profundos y esquivos, desvelaba, en el fondo, el secreto que había buscado durante milenios, la Humanidad, para redimirse a sí misma.

Y es que el hombre, siempre ha intentado superarse en todo, usando el cuerpo y la mente. "Pero hay que ir más allá" decía.

Esa fue la razón que le hizo sentarse frente a las vías del tren, a esperar.



viernes, 30 de mayo de 2014

El bipartidismo sigue reinando en Europa

Como si de un enorme reflejo político se tratase, las elecciones al Parlamento Europeo dejaron el pasado 25 de mayo un sabor a continuismo rancio, a las mismas caras de siempre con líderes europeos que en nuestro país son para la mayoría desconocidos, aunque tomen a con frecuencia decisiones relevantes que afectan a nuestra vida diaria.

Pese a que desde España, los resultados electorales se percibieron con una mezcla de sorpresa, triunfalismo y vientos de cambio por la irrupción de Podemos en el panorama europeo, a la hora de la verdad, la llave de las decisiones la siguen teniendo los dos grandes partidos, los Populares europeos con el eterno Juncker a la cabeza, y el partido de Socialistas y Demócratas, que dirigidos por un siempre sonriente Martin Schulz, siguen haciendo de comparsa para tener unidos el dominio efectivo del Parlamento Europeo, arrojando unos resultados de 221 eurodiputados azules y 191 rojos respectivamente. Por detrás de ellos sólo consiguieron seguirles la marcha, tras la tropa de eurodiputados sin partido político, pero con muchos menos votos, los partidos liberales y conservadores, y tras ellos, los diferentes grupos de los conocidos como eurodiputados verdes.

Es por ello que, una vez pasó la resaca electoral, en nuestro país la atención se enfocó más en los nuevos cinco inquilinos sorpresa de Podemos en los escaños europeos que en el ambiente de continuismo político y la influencia en el resto de Europa que estos tienen junto a los Barroso, Draghi y compañía.

Si bien es cierto que la campaña mediática previa de estas últimas elecciones, ha sido mucho más intensa que las anteriores, también lo es que a día de hoy, en muchos de los países europeos periféricos todavía se contempla con arraigado escepticismo la repetida intención de este gobierno mastodóntico de llevarnos a un futuro mejor, aunque eso signifique quemar y recortar a diestro y siniestro dejando miles de víctimas por el camino, para salvar a los bancos, en base a las directrices de la archiconocida Troika, que cada vez más permite ver, por otra parte, tímidas señales de recuperación que aún están por confirmar.

Puede que sea sólo la política del palo y la zanahoria o una mezcolanza de intereses de los inversores, intereses políticos y financieros, y muy especialmente el resultado del contrapeso alemán al estilo francés de hacer política pero en cualquier caso lo que sí queda claro es que, con esta travesía por el desierto, mucha Europa se está quedando por el camino, y hará falta bastante más que unas cuantas sonrisas de fotografía en grupo para recuperar la confianza perdida y ese sentido europeísta que, tal vez, nunca llegó a toda Europa.

viernes, 28 de marzo de 2014

Traje y seguridad

Llevar traje da una sensación de seguridad que infla el orgullo de quien lo viste y a menudo le hace sentir en una categoría más elevada que el resto.

Un traje es una coraza y como toda coraza tiene sus ventajas e inconvenientes.

Por un lado, a los ojos de la inmensa mayoría el traje te hace merecedor de ese respeto que te otorga el simple hecho de llevarlo; pero para el ojo experto, un orgullo henchido por el traje es un talón de aquiles muy fácil de derribar.

Un traje, con el tiempo, se adhiere a la piel de quien lo lleva, forma parte de su identidad, su marca personal. El hombre hace suyo al traje y el traje hace suyo al hombre. Como buenos compañeros, se dan uso el uno al otro, tratándose con respeto y cuidando la imagen mutua.

Por eso, un traje puede ser un arma y también una debilidad.

Caminos

Hay personas que no conocen su camino y siempre están parados o dando vueltas en círculos.

Hay quienes lo conocen pero se desvían dirigidos por la ambición y acaban perdidos irremisiblemente

Hay quienes tratan de llevar a muchos por su senda y termina perdiéndolos a todos.

Hay quien camina con miedo, mirando cada piedra, con mucho cuidado.

Pero también hay quien camina con naturalidad y disfruta del paseo.

Hay quien se marca su destino y asumiendo los riesgos, simplemente, echa a andar.

domingo, 2 de marzo de 2014

Measure yourself

Cada segundo de mi vida, envuelto en una canción que restalla en mis oídos, describe cada una de las notas que marcan los pasos de mi vida.

Cada canción define un momento, una emoción o incluso varias, un recuerdo, un pensamiento fugaz, una mirada atrás o hacia adelante.

Una vez en el camino no hay nada que pueda pararte, de eso puedes estar seguro. Hay muchas formas de definir una sensación, pero esa convicción y seguridad de que finalmente conseguirás lo que te planteas, ese sentimiento es imparable.

Podría poner muchas notas, altos y bajos,  barítonos y agudos, tenores y sopranos...en fin, una amalgama de matices que componen mi historia personal y la de todos los que me rodean.

Sé que sólo soy uno más en la inmensidad, pero también sé que puedo ser ese uno, y que tengo la capacidad de llegar a serlo.

Paciencia, trabajo, esfuerzo, inteligencia...pero sobre todo paciencia. Todo llega. Antes o después, ya veréis....Es cuestión de tiempo.

sábado, 18 de enero de 2014

Cualidades esenciales del abogado actual

A punto de terminar la carrera, 5 años vista, puedo decir con claridad que en la carrera he aprendido el 5% de lo que debo saber para ser un buen abogado, que en mi opinión son cualidades esenciales:


-Saber cómo preguntar y qué preguntas hacer (sobre todo en interrogatorio a testigos)

-Saber encontrar las fuentes de información necesarias (jurídicas*, personales e informativas) para poder desentrañar los entresijos de cada caso. Conocer los mejores medios para obtenerla y disponer de ellos.

*Conocer bien la legislación/ones del caso concreto.

-SABER interpretar los gestos y reacciones gestuales y emocionales de las personas con las que tratas.

-Saber redactar correctamente recursos y escritos, sintetizando de forma clara y entendible, las ideas y argumentos principales y secundarios de cada caso. También es de vital importancia estas cualidades de claridad y amenidad a la hora de la EXPOSICIÓN ORAL.

-Saber como crear y fidelizar una buena cartera de clientes, así como tener personalmente o través de otras personas, una aptitud para la captación comercial y creación de marca sólida.

-Saber gestionar el dinero, dada la duracion de los casos y saber organizarse documentalmente eb cuanto a agenda y calendarios. Gestionar los tiempos.

-Saber cómo negociar acuerdos y que información dar y cual obviar en cada reunión con los abogados de la otra parte.

-Saber transmitir serenidad y confianza en tu cliente. Guiarlo y asesorarlo adecuadamente.

Todo esto, y muchas más que de seguro me quedan en el tintero son el abanico de habilidades que un buen abogado debe tener para poder defender, con éxito, a tus clientes.