viernes, 28 de marzo de 2014

Traje y seguridad

Llevar traje da una sensación de seguridad que infla el orgullo de quien lo viste y a menudo le hace sentir en una categoría más elevada que el resto.

Un traje es una coraza y como toda coraza tiene sus ventajas e inconvenientes.

Por un lado, a los ojos de la inmensa mayoría el traje te hace merecedor de ese respeto que te otorga el simple hecho de llevarlo; pero para el ojo experto, un orgullo henchido por el traje es un talón de aquiles muy fácil de derribar.

Un traje, con el tiempo, se adhiere a la piel de quien lo lleva, forma parte de su identidad, su marca personal. El hombre hace suyo al traje y el traje hace suyo al hombre. Como buenos compañeros, se dan uso el uno al otro, tratándose con respeto y cuidando la imagen mutua.

Por eso, un traje puede ser un arma y también una debilidad.

Caminos

Hay personas que no conocen su camino y siempre están parados o dando vueltas en círculos.

Hay quienes lo conocen pero se desvían dirigidos por la ambición y acaban perdidos irremisiblemente

Hay quienes tratan de llevar a muchos por su senda y termina perdiéndolos a todos.

Hay quien camina con miedo, mirando cada piedra, con mucho cuidado.

Pero también hay quien camina con naturalidad y disfruta del paseo.

Hay quien se marca su destino y asumiendo los riesgos, simplemente, echa a andar.

domingo, 2 de marzo de 2014

Measure yourself

Cada segundo de mi vida, envuelto en una canción que restalla en mis oídos, describe cada una de las notas que marcan los pasos de mi vida.

Cada canción define un momento, una emoción o incluso varias, un recuerdo, un pensamiento fugaz, una mirada atrás o hacia adelante.

Una vez en el camino no hay nada que pueda pararte, de eso puedes estar seguro. Hay muchas formas de definir una sensación, pero esa convicción y seguridad de que finalmente conseguirás lo que te planteas, ese sentimiento es imparable.

Podría poner muchas notas, altos y bajos,  barítonos y agudos, tenores y sopranos...en fin, una amalgama de matices que componen mi historia personal y la de todos los que me rodean.

Sé que sólo soy uno más en la inmensidad, pero también sé que puedo ser ese uno, y que tengo la capacidad de llegar a serlo.

Paciencia, trabajo, esfuerzo, inteligencia...pero sobre todo paciencia. Todo llega. Antes o después, ya veréis....Es cuestión de tiempo.