domingo, 20 de marzo de 2011

Los Supereúroes

Agencia J-Efe. Nota "Tras unas semanas en el que el malvadísimo tirano Gadafi castigaba a su pueblo con tremenda crueldad e ira, las tropas aliadas, europeos y estadounidenses cogidas de la mano, deciden acabar con esta masacre del dictador lanzando bombas que caen como regalos esperados durante semanas por la débil oposición libia".

Tras el aluvión de noticias que ultimamente estamos recibiendo de los medios generalistas, cabe preguntarse que mensaje se quiere transmitir a la población en general para que no se escandalice, para que se acepte como natural una guerra en la que actúan los "aliados", y más en los tiempos de crisis que corren.

Parece que el enfoque que están dando los medios a la injerencia de guerra aprobada por las NU, ha sido como una luz que ha alumbrado las cabezas de todos los dirigentes occidentales, cuyas mentes han estado obnubiladas y hasta entonces receptivas, al expolio en que mantenía Gadafi a su pueblo desde hace más de 40 años.

Italia hacía tenía hasta hace unos días, cuando el viento cambió de dirección, un Tratado de Amistad con el dictador libio. Por otro lado, el expresidente Aznar recibía regalos complacientemente del dictador, como un hermoso caballo árabe, y Moratinos lo alababa: "Libia es un país muy importante para la zona del Mediterráneo y para el Magreb”, afirmaba el 1 de septiembre de 2009 Miguel Ángel Moratinos, a la sazón titular de Exteriores, tras la venta de una importante cantidad de armas, las mismas que ahora deberán repeler el ataque del Capitán América y compañía.

Parece mentira, como pueden cambiar tanto las cosas, como pasa de amigo a patito feo un líder según giran las tornas de la política internacional. Ahora que los regímenes africanos dictatoriales empiezan a derrumbarse como un castillo de naipes, nos muestra el relativismo y la hipocresía de los políticos tanto como que la fidelidad es en este ámbito un concepto muy maleable. Ojo porque no digo que no fuera necesario esta intervención, sino lo que se ha tardado en tomar la determinación de llevarla a cabo (décadas), y que si así ha sido es por intereses de política estratégica, económicas y sobre todo petroleras. Ahora que el precio del petróleo es más alto que nunca se hace necesario poner la zancadilla al dictador o jeque de turno para hacernos con su parte del pastel, pero no nos llamemos a engaño, esto no se hace esencialmente para ayudar o liberar a ningún pueblo sino para tomar el control del "camello desbocado" en que se transformó este dictador, y para sacar el poco agua que quede de sus jorobas.

Irak ya fue testigo de esto, y sin ser la misma situación, viene a ser análoga por los actores principales (los buenos), la situación y los intereses. Que no nos intenten vender la moto, habrá un nuevo Libia llamado Siria, Yemen, Bahréin...esperemos un poco más frente al televisor y podremos ver, quienes son los siguientes afortunados que serán salvados por nuestros supereúroes.




No hay comentarios: