sábado, 7 de diciembre de 2013

Moméntum


Los días que pasan entre la ignominia voluntaria inconsciente indisolublemente unida al conocimiento subconsciente y permisivo de un destino final cruel, preparado y en base a intereses de otros que te ofrecen alhajas de hojalata a cambio de tu vida y que tú de nuevo, de forma permisivamente consciente aceptas porque qué diablos, sólo se vive una vez, ya llegará el momento del sufrimiento, arrepentimiento y lamentaciones si es que ha de llegar. Y es que esa permisividad descuidada es letal. Y la cerrazón disciplinada también lo es. Por eso cualquier extremo escogido es una mala opción y eso también desemboca en la permisividad individual, social y global que nos ha llevado al moméntum calamitoso en que estamos condenados a vivir como seres humanos diaricientes que somos.

domingo, 24 de noviembre de 2013

Breaking good

Quizás sea el miedo a morir sólo. Quizás sea sólo el instinto natural. Quizás es el deseo de sentir que la vida vale de algo, que hay algo más que mirar hacia adelante, y esperar que llegue el resultado.

Disfrutas de cada bocanada de aire como si fuera la última, pero no pierdes el aliento de la emoción. Tu mirada, todavía inquiere el camino que se extiende ante ti. Como si de una jaula de cristal se tratase, observas con calma felina aproximarse el futuro, sabiendo que llegara tu momento. Preparas tus zarpas, cual león en la sabana, tranquilo, pero listo para correr.

Los momentos caen con cuentagotas, las decisiones devienen de forma natural. Rompes el silencio con un breve rugido, mirando al cielo, con el sol bañando tu piel, como juez y testigo de este juego, que tan sólo acaba de empezar.

jueves, 5 de septiembre de 2013

Discapacitado vital

En el mundo hay muchas personas que, lejos de vivir su vida, viven aferrados a los bienes materiales, a la comida, al dinero o, indirectamente, al modo de conseguirlos. Estas personas, como seres errantes, vagan por la vida faltos de brillo y capaces de hacer cosas moralmente reprochables por el hecho de llegar más alto, más lejos, ser "más fuertes". Es la excusa de la competitividad, la supervivencia.

Pero no nos engañemos. El alma, la mente, el ser no se nutren de dinero, de ser más y más grande. Hay cosas en nuestro interior que sólo crecen de determinadas formas: a través de las experiencias, de las relaciones, de saborear la vida. Sin ella, sólo somos entidades inertes que, sólo conseguimos unos soplos de vida a través de esas cosas materiales que obtenemos. Pasando más tiempo vivos que muertos, más preocupados de luchar por un hálito de vida que de respirar lo que somos nosotros mismos, la vida propia. 

miércoles, 28 de agosto de 2013

Pasion, obsesión, vida

Todos en la vida tenemos alguna obsesión que nos apasiona. Muchos no podrían vivir sin la música, otros tantos desean ardientemente el momento de alcanzar el cénit del sexo, o de conquistar y seducir a esa o esas personas que tanto le atraen. Otros dan su vida -y la de otros- por el dinero,  por ser ricos, poderosos, famosos...y otros simplemente con ayudar a los demás o trabajar, sean con personas o animales, son felices. Lo que queda claro es que, siendo más o menos conscientes, cada uno de nosotros tiene una vía abierta para realizar sus sueños, aunque esté en durante un corto o largo espacio de tiempo sumido en la oscuridad.

Muchas, millones de personas viven sumidos en esa cueva de la que hablaba Platón, la oscuridad y la ignominia los rodean, y simplemente viven al día, sorteando los obstáculos que les pone la vida y tratando de vivir dentro de lo posible conforme a sus posibilidades. Hablo del hombre masa al que se refería Ortega y Gasset.

En cualquier caso seamos más o menos conscientes de nuestra realidad, y teniendo en cuenta los condicionantes y contexto en el que cada persona se encuentra, creo que el siguiente impulso que debe dar la Humanidad entre otras cosas, es dar rienda suelta a la pasión y virtuosismo de cada persona, ese pequeño gran Tesoro que guardado en la gruta de nuestro interior puede abrirse e iluminar todo su entorno, creando una corriente positiva que, multiplicada, cambiaría dramáticamente la penosa situación   en que se encuentra el mundo actual.

Por eso, creo necesario abrir aún más la vía dentro de ese grupo de hombres, entre la cual se encuentra mi pasión obsesión que conlleva el trinomio trabajar-ayudar-escuchar y alcance a través del mismo lo que para mí y para muchos es el nirvana de la vida: la satisfacción natural y continua a través de la autorrealización personal como camino más certero a la felicidad.

sábado, 24 de agosto de 2013

La mascara del poder

Actualmente, como en siglos anteriores, es muy habitual ver a cientos de miles de personas que a diario, se quejan fundadamente de como sus derechos se van viendo recortados. Lo que para ellos es una pesadilla temporal, realmente, en el trasfondo se trata de una noche eterna, la noche del poder, que de mil y una formas busca siempre la manera de adaptarse a los tiempos y controlar a la gente.

Primero comenzo con las supersticiones, la religion y el poder militar. Actualmente el poder esta en manos de la elite financiera, militar y tecnologica asi como proximamente, en el futuro, lo que sera la religion del siglo XXI: el coaching. Una forma de seguir explotando a las personas, haciendoles creer que tras el velo de sus acciones esta el bienestar, la democracia y la legitimidad del pueblo.

Bien todos podeis ver a dia de hoy, con unos medios de comunicacion total o medianamente controlados, que, a traves de un internet que es aun libre, que el poder, es decir, los hombres de mayor influencia mundial, se esconden y actuan en su beneficio sin limites eticos y humanos bajo pretextos dificilmente creibles para alguien con una capacidad critica media y medianamente informado de lo que se va cociendo en la escena internacional.

Es asi como, el poder siempre ha estado ahi, siempre ha usado de los medios y acciones que fueran necesarias, por viles, deplorables o inhumanas que fueran para seguir perpetuandose, y todo parece indicar que asi seguira siendo, ciclo a ciclo, epoca a epoca, en las que, paulatinamente el pueblo va alcanzando conquistas sociales, y las va perdiendo en cortos intervalos de tiempo. Asi las cosas, el poder, salvo cambio imprevisible, seguira perpetuandose con el paso de los siglos a traves de la ambicion, la violencia y la miseria humana, con distintas mascaras, y el pueblo, exprimido cual rebaño, seguira balando pretendiendo y creyendo molestar a su amo, el cual, con una sonrisa en los labios meditara desde su torre de acero una nueva forma de convencer a sus ovejas de que si, estan mal, pero estarian mucho peor sin su amo.

martes, 30 de julio de 2013

Millones

En este preciso instante millones de personas

están viendo a sus hijos nacer,

otros tantos, están muriendo.


Millones de personas viven un orgasmo en este preciso instante

y otros tantos están gritando de rabia.


Millones de personas están, como tú, frente a un ordenador,

buscando pasar un rato con el que vaciar la mente,

hablar con ciertas personas o divertirse.


Millones de personas caen por el precipicio de su mente

en este preciso instante. 

domingo, 28 de abril de 2013

La enfermedad de los muertos vivientes


-Buenos días, doctor

-Buenos días, pase...bien, ¿qué le sucede?

-Me encuentro muy enfermo doctor, creo que es grave.

-¿Seguro? Yo no le veo mal aspecto.¿Por qué dice eso?

-Pues mire, creo que me estoy muriendo.

-Continúe...-dijo el doctor preocupado.

-Sí, me estoy muriendo lentamente, cada día, porque mi vida carece de pasión, de emociones, y cada vez soy más un autómata, un ser sin vida ni estímulos, un muerto viviente.

-Entiendo...

-¿Qué puedo hacer, doctor?

-Mire, eso no es algo que se pueda ni se deba arreglar con pastillas, ni siquiera yo estoy del todo capacitado para resolver un problema así.

-¿Entonces?, se me están agotando las pocas ganas de vivir que tengo doctor...

-Tiene razón, es grave. Vista la situación, cuenta con dos opciones: o baja los brazos y renuncia definitivamente a luchar, a encontrar aquello o aquellas cosas que le apasionan y deja de vivir para siempre o puede levantarse, y ponerle todo el tesón, paciencia y energía de que disponga hasta encontrar aquello que le motive en la vida, y una vez llegue a ese punto, hacer todo lo que esté en su mano para estar en contacto con lo que le apasiona el máximo tiempo posible. En definitiva, no se deje influenciar por lo que le digan los demás, haga inventario y reflexione sobre su vida hasta dar con aquello que le apasiona hacer, y partiendo de esa base, y aplicando el sentido común, procure implicarse al máximo para conseguir su objetivo.

Una meta, un plan y paciencia en definitiva, caballero.

-Esto es impagable doctor, muchísimas gracias.

-Con su agradecimiento sincero, esto está más que pagado.


martes, 12 de marzo de 2013

Tú tienes, tú debes


Sé más sincero. Sé más simpático, sé bueno. Sé más atractivo, más abierto, más consumista.

Estudia una carrera, haz deporte con frecuencia, toma mucha fruta, zumos y vitaminas.

Échate novia.

Lucha por conseguir lo que quieres, escucha a tus padres, tómate una cerveza y un café cada día. Mira la televisión. Ten miedo.

Teme.

Sal de la crisis. La crisis económica, la crisis de los 30, la de los 40, la crisis terrorista, internacional o emocional.

Crisis.

Crisis significa oportunidad en Japón.

Obedece al Gobierno, al Papa. Obedece a la morsa. O a los libros de autoayuda. Ellos tienen la solución a tus problemas.

Paga tus impuestos. Paga el seguro a todo riesgo, el de vida y el de muerte. Paga tu funeral, tu entierro; no olvides pagar una bonita tumba.

Vive pagando para estar vivo hasta que estés muerto y entonces, podrás descansar en paz, cuando no podamos sacar más de ti. Ahí pasaremos a tu prole.

Porque al fin y al cabo, en eso consiste la vida, en procurar ser feliz, la eterna metáfora del palo y la zanahoria.

¿O acaso lo dudabas?


jueves, 14 de febrero de 2013

El cáncer de España


Buenos días piratas. Hoy vengo a hablaros de un enorme problema que introducido hasta las entrañas de este país nos llevará probablemente a nuestra propia autodestrucción.

Decía Von Bismarck que España era el país más fuerte del mundo, porque llevaba toda la vida intentando romperse y todavía sigue unido. Pero esto puede cambiar perfectamente.

Si hubiera que apuntar al núcleo del problema, sin duda, habría que indicar a la chupóptera clase política que tenemos en la cual, desde el roedor más pequeño hasta la Rata Mayor quieren agenciarse su parte del pastel. Sólo hay que echar un breve vistazo a como está orquestado nuestro sistema político para ver que es un tinglado hecho a su gusto y conveniencia, con mecanismos de protección y privilegios justificados frente al resto de poderes públicos (como su capacidad para evadirse de la responsabilidad penal por delitos impunemente) así como el arbitrario sistema de beneficios que se adjudican encalomándose a horcajadas en nuestros hombros, en concreto, la clase media. Así, está a la orden del día cientos de miles de facturas "justificando" gastos de gestión como jamones, puros, plantas y hasta kilos de detergente. Vamos, una granja de cerdos al más puro estilo orwelliano.

Desde que estoy viviendo una pequeña experiencia en la Administración Pública, he podido sumergir un poco la cabeza en el seno de nuestro sistema, y ver que el tumor es ya imparable.La ineficiencia y el derroche de recursos es tan espectacular que lo que me extraña es que el "rescate" financiero europeo no llegara hace décadas. 

Pero es que por si fuera poco, el sistema judicial que tenemos, además de contar con una ley de procesamiento criminal obsoleto, una lentitud exacerbada (una media de año y medio en resolver un caso) y un sistema de almacenamiento de datos propio del medievo (en montañas de papeles donde los casos van muriendo lentamente) hacen que lo que debería ser un normal ejercicio de la justicia sea poco más que un teatrillo.

Si además de nuestro sistema administrativo, político y judicial añadimos a la receta el ingrediente de un sistema educativo deficiente, precario (a la altura de Venezuela y por debajo de India) y con alta tasa de abandono y fracaso escolar no tenemos sino el cóctel explosivo perfecto para que la fiesta española acabe siendo un desastre.

Difícilmente podemos formar parte de algo más grande como la Unión Europea si tan siquiera somos capaces de organizarnos nosotros mismos de forma mínimamente decente.



domingo, 10 de febrero de 2013

Elogio de lo normal

En una época en que la clase media se está yendo a pique, en la que la crisis social, política, económica y de valores es rampante, emerge más que nunca una reivindicación de la esencia de lo cotidiano, en que lo normal se vuelve extraordinario, y un estamento social que en otros tiempos fue la insignia del Estado del bienestar, hoy, en su lento hundimiento, asistimos a un clamor popular que reivindica, a través de distintas vías de expresión artística, el orgullo de lo ordinario.

Películas como Carmina o Revienta (y muchos otros largometrajes de cine español), la canción de Manel (la Gent Normal) y otros tantos eslabones de la cadena cultural que vienen desarrollándose desde hace décadas son el testimonio vivo de una forma de vida que al menos en este país ha sido demasiado tardía como para poder ser plenamente conscientes de la misma y tan efímera que cuando se acabe quizás no sepamos muy bien a qué atenernos.

En el horizonte se vislumbra un futuro oscuro, como las ovejas que camino del matadero, no ve más allá de las cortinas oscuras que le separan de la muerte, pero cuyo balido quejicoso del rebaño le hace intuir un destino fatídico.



A medida que se va conformando en España una conciencia crítica sobre nuestros ejecutores, nos damos cuenta de que a priori tenemos tres alternativas ante el problema: escapar, gritar, o cerrar los ojos y callar. Cada uno toma su decisión, pero sin estar unidos, difícilmente podamos afrontar el futuro con éxito. Por eso, se hace cada vez más patente a través de los distintos medios de expresión, artísticos e informativos, como ese gigante presuntamente insumergible que era la clase media, da los últimos golpes de pecho sobre sí mismo y toca la melancólica canción de violines que precede al hundimiento de esta sociedad. Mientras tanto, otros cabestros prefieren parecerse a sus amos o incluso los defienden con la esperanza de que eso les salve la vida.

Quizá haya pasado demasiado poco tiempo para saber lo que fuimos, pero antes de entrar en el túnel, espero no olvidemos de dónde vinimos y  hacia donde vamos; pero sobre todo, me gustaría aprendiésemos de los errores cometidos en el pasado. Visto lo visto, lo dudo mucho, la verdad.


miércoles, 30 de enero de 2013

Los hijos olvidados de Dios


Últimamente he tomado contacto con varias personas desconocidas, de la calle, mayoritariamente indigentes y he podido comprobar que muchas veces, cuando no te queda nada más a lo que aferrarte, cuando sólo queda el miedo y la desesperación muchos se agarran a su fé en Dios. Es una cuestión harto discutida y discutible la existencia de Dios en cualquiera de sus formas simbólicas, pero me llama muchísimo la atención como personas, normalmente de nivel cultural bajo, encomiendan toda su suerte a este ente intangible, e incluso en alguna ocasión me han llegado a decir que temen más a Dios que a la propia muerte. Caso éste el de un chico, al que por anonimato llamaremos Mario, el cual tuvimos la suerte de conocer y el cual es un ex-miembro y prófugo de las FARC de Colombia. En su momento nos narró la travesía, pruebas y sufrimientos increíbles que tuvo que pasar allí, más propios de una película de acción y suspense que de algo real. Pero sucede todos los días.

Ocurre que todas esas personas tiradas en el suelo junto a las que pasamos a diario, a menudo sin siquiera dignarnos a dirigirles una mirada de compasión tienen una historia interesante, una lección de vivir y sobre como la vida les ha vapuleado tanto para llevarlos hasta ahí. Han tenido momentos de gloria, han saboreado la riqueza muchas veces y después han fenecido en el más cruento de los olvidos.

El ayudar y ponerte en contacto con este tipo de personas te hace apreciar de verdad las cosas personales y  materiales que se tienen y en mi caso, como el de mucha gente, le abre el corazón, le enriquece en experiencias como persona y le ayuda a comprender que una cosa que para ti es una insignificancia tener y que malgastas fácilmente, para ellos, es una oportunidad única de salvar el día y seguir luchando por sobrevivir.

Desde hace tiempo he tenido la convicción de que los indigentes son millonarios en realidad, pero ellos no lo saben, en algo de lo que nosotros a menudo carecemos o despilfarramos ignorantemente. El tiempo. Si te das cuenta la ecuación tiempo = dinero está mucho más relacionada de lo que parece. "El tiempo es oro" dicen algunos con gran sapiencia. Y tienen razón, sólo si sabes gestionar bien tu tiempo, podrás llevar a cabo aquello que deseas y no caer en el lamento o la culpabilidad de aquello que hice pero no pude, o peor, pude pero fue culpa de otro que no lo hiciese.

Así las cosas, son estas personas (habiendo de toda clase como en todos sitios) gente que suele tener un gran corazón y se repite el hecho de personas pobres que sin tener nada, dan una parte de lo que tienen proporcional  a lo que nosotros no damos,  es decir, incluso aquellas limosnas que nosotros no entregamos, ellos reservan una parte de lo que tienen para ayudar a otros en su situación. Realidades ocultas a nuestros ojos.

También he podido observar que estas personas sí que adolecen a menudo, como es obvio, de una falta de iniciativa y espíritu de lucha para salir del pozo en el que han caído. No obstante, creo si fueran conscientes de que con ayuda e incluso sin ella, como otros muchos han hecho, se puede salir de lo más profundo de ellos mismos, y así tendrían una motivación extra para salir adelante.

El amor, Dios, un corazón generoso y una riqueza de miles de millones de segundos en su haber son su mejores bazas para ganarle la dura batalla que la vida les ha planteado. Por ello espero, que cuando paséis delante de una de estas personas, tengáis en cuenta que ellos, a su manera, son soldados en reserva para volver a luchar, boxeadores que han caído del ring y espera que alguien les dé una mano para incorporarse y dar el golpe de gracia....comida, dinero, conversación....recordad, con mucha menos ayuda de lo que creéis y fuerza de fé en uno mismo se pueden mover montañas. Sed la luz que ilumina su camino y tendréis un faro más en el vuestro. Suerte.


jueves, 3 de enero de 2013

Periodista Kane

Hace un tiempo cada vez más lejano, ser periodista significaba poder disfrutar de la mejor profesión del mundo para quien supiera apreciarla. Hoy día sin embargo, denostados, desprestigiados, tratados como mercancía de baja estofa, muy mal pagados y despedidos a las primeras de cambio, el periodismo puede llegar a convertirse en un salto de fé, una travesía en el desierto asfixiante y agotadora, que con un sol de justicia te ciega impidiendo escudriñar cualquier oasis, destino y perspectiva futura. Si alguna vez hubo esperanza, yo no he sido testigo de ello.

Hoy día, la carrera de Periodismo es la más desprestigiada del mundo. No obstante, cientos de miles de jóvenes siguen pasando por sus aulas, con esperanza religiosa, en convertirse en periodistas y disfrutar del sueño romántico que para muchos fue pintado. Algunos desean ser periodistas deportivos, y narrar las epopeyas en este siglo de oro del deporte español. Otras sólo quieren ser bellas chicas modelo de telediario, acróbatas del improperio en seriales de la prensa rosa o programas de humor con poco humor y muchas tetas.

Y por último, entre todo ese maremágnum del cada vez más amalgamado mundo periodístico, está el género intelectual viajero, ese tipo de loco soñador que busca en el Periodismo esas alas que dé impulso a sus ensoñaciones. A pocos está reservado el placer de convertir ese sueño en realidad y a día de hoy, sólo si vas con buenas reservas de gasolina en el motor de los ideales y los principios, y le añades un complemento monetario con otro trabajo -titánica tarea- puedes alcanzar esa quimera que cada día se planta más lejana en el horizonte: un periodismo de calidad.