jueves, 26 de enero de 2012

Sinergías Mou-Guardiola

Dos modelos eficaces de gestionar la energía de un grupo a través de su personalidad


Mientras Mou es más de arreones físicos de energía, durante bloques prolongados de tiempo, con sus inevitables y lógicos bajones, el Barcelona de Pep es una máquina de gestión de energía limpia y eficiente como la mejor de las renovables. Aguarda como una cobra paciente, movièndose lentamente, hipnotizando con sus movimientos y guardando energías para asestar, una vez en campo contrario, el golpe mortal.


Bien cierto es que ayer, tras el enorme despliegue físico del Real Madrid y su defensa, casi impecable, salvo fallos particulares de los jugadores más dubitativos como Coentrao, el equipo blanco estuvo prominente e imperial, con el mando del juego y solo lastrado por una tendencia psicológica a la injusticia y el victimismo con que el árbitro, zarandeado públicamente por Mou, responde con gusto y descaro en su particular vendetta.


No obstante la épica, esa constante muesca de las noches mágicas de Copa del Madrid, forjado como un equipo de casta a base de remontadas históricas, no fue esta vez suficiente.


Podemos ver como están, estarán o al menos estuvieron, a punto de asestar el golpe mortal a un Barcelona que sabe gestionar muy bien los secretos de su juego. No obstante, ese talento individual, de talla única y clase mundial, el pequeño gran Lionel Messi, marca la diferencia rompiendo toda estadística o cálculo de energía con un ímpetu que parece regalado en forma de maná solo para él por los dioses del Olimpo.


A mi modo de ver como digo, está más cerca el cambio de un Madrid sin complejos, eso sí, es necesario desvestirse de los prejuicios de ataques arbitrales e injusticias, pues a mi modo de ver, a veces te benefician y a veces te perjudican, pero siempre injustamente. Eso creo es lo único que les hizo perder la cabeza a los jugadores blancos y por ende, la cara al partido, que estaba casi ganado por la actitud y el esfuerzo espectacular que realizaron los de Chamartín desde el minuto 1.


En conclusión, más inteligencia y cabeza fría la próxima vez.

miércoles, 18 de enero de 2012

Luz

Víctima imprudente de mil noches
testigo ciego del desamor, preso de la ignorancia,
incansable compañero del error.

Amante veleidoso, caliente y duradero como el Sol.

Aprendí a gatear cuando pude haber corrido,
comencé a correr y me sentí volar.

Qué es la vida, me pregunto,
un renacer, una caída, volverse a levantar.

No puedo prometer nada y a la vez jurarlo todo,
en fin, que es todo sino esto,
un instante, una sonrisa, un beso...yo.

martes, 10 de enero de 2012

Petro

-Petro: Llevaba siete días y siete noches vagando por las calles, sucio, famélico recorriendo las esquinas en busca del más mínimo resquicio que diera algo de calor y me ofreciera lo más parecido a un poco de alimento. Muchas caras extrañas alrededor de mí, algo habia cambiado desde hace unos días. Yo vivía en una casa cómoda, era uno más de la familia pero por alguna extraña razón, un dia mi dueño me sacó a la calle, y cerró la puerta tras de sí. Yo esperé durante muchas horas,incluso dias pero él jamás regresó.

Tras estos días de profundo miedo y dolor, en los que solo unas pocas personas se apiadaron realmente de mi, apareciste tu. Era de noche, había mucha gente y un ruido ensordecedor invadía las calles. Aunque al principio huí por miedo, tu no cejaste en tu empeño y me cogiste en tus brazos. Apenas ofreci resistencia, tampoco tenía fuerzas para huir. En fin, no podía estar peor, todo me daba ya igual.

Por primera vez en mucho tiempo volvi a sentir un atisbo de tranquilidad y seguridad en mi interior. Tu me cogiste con seguridad en tus brazos y me transportabas a un lugar que desconocia, pero como digo, había vivido tan mal estos últimos días que ya todo me daba igual. Entre el ruido de la gente, escuche algo parecido a "Petro", un sonido que oia mientras dirigias tus ojos a mi. Parecías referirte a mi con ese nombre junto a otros de tus compañeros.

Tras sumirnos en la mas tenebrosa oscuridad, de repente se hizo la luz. Estaba desorientado pero parecia que me encontraba de nuevo en algo parecido a mi antiguo hogar. Aqui, habia mas tranquilidad y en tu mano apareció rica comida y bebida en abundancia que yo devoré con la avidez del preso que disfruta de su última cena.

Por la puerta entró una hembra humana, y empezó a acariciarme y a juguetear conmigo, y yo, aunque escaso de fuerzas no cabía en mí de alegria, y no pude evitar recordar tiempos pasados, por lo que me dejé agasajar dulcemente y que me rascasen la barriguilla que tantas penurias habia pasado.

Aunque me picaba todo, no pude evitar asustarme cuando toda esa agua de repente empezó a caer sobre mi. Intenté resistirme con las pocas fuerzas que tenía, pero tú eras más fuerte. Una vez limpio pero mojado y aón con el susto en el cuerpo, noté que el tremendo picor que tenia desaparecia por momentos.

Luego me acostaste junto a tus pies en tu confortable cama, y por fin, tras mucho tiempo senti que volvia a formar parte de una familia. Durante una noche, supe que estaba seguro junto a ti. No puedo sino agradecertelo profundamente.

Por la mañana, tras darme algo de comer, apareciste con una correa y un collar nuevo, todo parecia como cuando antaño vivía con mi dueño. Me cogiste, y me diste un paseo en el que me dediqué a ladrar alegremente a las palomas e hice lo habitual al salir a la calle.

De repente, nos acercamos a un coche blanco y subimos a el, donde entre tus piernas hicimos un largo camino a un destino incierto, que yo evidentemente desconocia. Llegamos a un sitio donde habia muchos compañeros como yo, encerrados en amplias jaulas blancas, junto a un patio e incluso vi a algún viejo amigo de años mejores. Fue muy desconcertante todo pero tu me tranqulizaste, mirándome, y con varias caricias suaves con las que me deleité te despediste para siempre de mi.

Un desconocido me llevó a un pasillo en el que me sumió en un profundo sueño del que probablemente jamás vuelva a salir.

Descansa en paz, amigo.


Yo: No sabes la pena que sentí al dejarte, pero no me quedaba otra alternativa. En mi casa no podia cobijarte por mas tiempo, no por mí, sino por el resto de compañeros, y porque, ciertamente, no podria haberte dedicado el tiempo y dinero que necesitabas. Espero que te sintieras bien aquella última noche, no me queda duda de que sí, aunque me duele muchisimo haberte dejado a ti, e incluso a tus compañeros en aquella carcel de animales. Era limpia y amplia, y aunque me dijeron lo contrario pocas dudas tengo de que te terminaran sacrificando. Lloré por ello al marcharme y hoy todavia siento pena, pero no tenia alternativa. Siempre he pensado que es mejor una muerte digna, que una vida abocada a la penuria extrema o una muerte lenta y tortuosa como puede ser la que con más probabilidad te esperaba: el atropello o la inanición.

Creo que en cierto modo, viéndome obligado a no poder darte cobijo ni saber de nadie que pudiera dártelo, escogí la mejor opción, la más piadosa en tu situación. Espero en que de algún modo, me entiendas y perdones por llevarte a aquel sitio.

Quiero decirte que lamento no haberte hecho al menos una foto, para tenerte en mi recuerdo, pero a cambio escribo este texto y te digo, de veras, que jamás me olvidaré de ti. Te llevaré en mi recuerdo y te recordare, deseando que por fin tu ser se halle en el descanso mas tranquilo y placentero que se pueda tener.

Un abrazo muy grande compañero

Dani