domingo, 23 de marzo de 2008

Mi primer monólogo

QUÉ QUIERES SER DE MAYOR

Hola. Buenas Noches.

Me llamo Daniel Rivera y este es mi primer monólogo. Como ya es tarde y muchos de vosotros vais borrachos hablaré de lo que me salga de los cojones……¡¡el semen!!

Bueno ya que habéis sacado el tema, hablaré de este líquido. La verdad no sé porque la gente piensa que el agua es el líquido más importante si en realidad es el semen, que llena de vida a las mujeres e igual que los huevos Kinder, a menudo para los hombres, llevan sorpresa .

Sorpresa si, pero a los nueve meses de acostarme con mi novia por primera vez. A mi chica le dio por empezar a comprar ropa diminuta. Mi casa parecía el mundo de Liliput. Pero solo no fue ella, también todos mis familiares y amigos lo empezaron a hacer aunque yo me hinchara a gritar que la talla 2 no era la que usaba para mis zapatos. Ellos sólo decían: ¡Enhorabuena campeóoon!

La cosa es que a pesar de lo que los científicos creen, cuando los bebés nacemos, sufrimos mucho más que el padre y la madre juntos. Es muy difícil ser parido…es casi igual que vivir 9 meses en un sitio tan pequeño como los mini pisos de ZP.


Para empezar, estando todavía en el útero, uno ya tiene sus crisis de identidad. Esto se debe a que en ese momento tenemos el cerebro a medio hacer, como Paquirrín, y somos presa fácil de la ignorancia. A ver cuando estas en el útero ¿de qué sexo crees que eres? Yo no lo descubrí hasta los 9 meses. Para enterarte lo mejor es imaginarte a mujeres y hombres desnudos, y según lo que más te atraiga eres de un sexo u otro. O gay o lesbiana. En mi caso solo podía pensar en ovejitas en posturas pornográficas por eso no pude saber si iba a ser hombre o mujer pero al menos sabía que iba a trabajar de pastor.

No obstante hay excepciones. Hay quienes vienen con las mentes encendidas antes del alumbramiento y ya saben que van a ser. Claros ejemplos son geniales inventores de la Historia como Thomas Edison y Federico Jiménez Losantos.

Me pregunto quien será el que decide si eres niño o niña. Que te toque ser una cosa o la otra es una lotería. Me imagino ahí con forma de espermatozoide, esperando nueve meses con un cupón en la mano, como si estuvieras en una tómbola. (Voz de feriante). ¡De ga- De ga- De ga solina! ¡De gasolina! Y- le -toca -el –culo- a- la -vecina! Ahí va! ¡Ahí va! ¡Ahí va! ¡Que gusto DÁ! ¡Ha salido una polla! ¡Una polla!. Y tu con tu vocecita: ¡Eh aquí!¡Yo! ¡Yo soy el ganador!...

Si ahí quien tiene mucha suerte y encima va y le tocan las dos cosas: Los caracoles y Anne Igartuburu.


Y es que por si fuera poca la incertidumbre de no saber que vas a ser en la vida, cuando estas saliendo, la cosa sigue igual de negra. Para empezar, lo único que ves es un túnel oscuro con una lucecita blanca al final y tu instinto te dice que “hacia la luz, ve hacia la luz”.

Entonces de mayor ves películas como Poltergeist y te das cuenta de que tal y como esta la vivienda lo mejor hubiera sido quedarte donde estabas ya que por lo menos es una vivienda de protección oficial.

Cuando sales del útero, el espectáculo es dantesco. Aquello parece una película gore. Tú, tu madre y la camilla están llenas de sangre, además estas en pelotas y todo el mundo te mira con cara de sorpresa y por si fuera poco un tipejo con bata blanca empieza a pegarte. Si hasta hay bebés que se cogen la baja por depresión. Por eso se dice mucho eso de que los recién nacidos son tiernos pero feos. Claro joder, ¡si te despiertan a hostias! ¿Qué cara vas a tener?


Este momento junto a ese en que te enteras que has dejado a tu novia preñada, suelen ser los peores tragos de tu vida. Porque a ver tu estás hay en el salón viendo la tele y de repente tu novia te suelta un “tenemos que hablar”. Entonces lo mejor es hacerse el sueco diciendo cosas como: ¿qué pasa? ¿se han perdido las pilas del mando?

Pero al final te lo dice y tú empiezas a trabajar horas extra. Estás tan cansado que no sales con tus amigos ni a la final de la Champions. Todo el mundo te toca las pelotas, tu jefe, tu mujer cuando haces el amor, hasta tu hijo…y eso que aún tiene que nacer…

Otro momento bastante chungo es cuando llegas a Primaria. Hasta ese momento uno vive feliz sin más preocupación que cagarse en los pañales cuando le viene en gana. Pero a un día a tu profesora se le ocurre la “buena idea” de que escribáis en un papel lo que queréis ser de mayores. Yo esto no lo entiendo. Si no sabemos ni de que sabor queremos el Potito ¿No se da cuenta que a esas edades lo normal es que todos los niños del universo sean, futbolistas, policías o enfermeras en potencia?

De todas formas yo era el chico raro de la clase, y en vez de policía o enfermera quería ser sacerdote. Yo quería ser sacerdote porque era un chico listo. Ser sacerdote es incluso mejor que ser funcionario. Trabajas un día a la semana, vives en el edificio más grande del barrio, puedes viajar gratis a países exóticos, te dan una pasta por dar charlas y repartes vino y hostias a mansalva. ¿Qué más se puede pedir?

La única pega que tiene ese trabajo es el celibato. Por eso cuando descubrí las pajas le pregunté al cura si era pecado. Me dijo que sí y que si seguía haciéndolo me quedaría ciego. Bueno, ya veis el resultado. (Me toco las gafas)


Después de lo del asunto de las pajas pasaron unos cuantos años hasta que la cosa cambió. Me fijé en que me gustaba mucho hablar con los demás, así que no es raro que mi siguiente trabajo fuera el de telefonista de Movistar. Era un buen trabajo, pagaban una mierda pero no estaba mal. Si fuera solo por eso habría seguido pero me acabé por hartar. Todos los días llamaba un tío:

-GGggggg Hola. Buenas Tardes. ¿Qué desea?


-Achooo que se me ha roto el móvil


-Bien. Dígame su número


-610…37…27….13


-Sí


-¡¡Y tu madre con el coño parte nueces!!


El problema de esto no es la broma sino que, a lo mejor por culpa de la ESO, son poco originales, y cada día uno gasta la misma broma.

-Hola. Buenas Tardes Dígame

-Miré usted se me ha roto el móvil

-¿Ah sí? ¡Pues ahora te pasaré a mi jefe para que te explique como arreglar el retraso mental que tienes encima pedazo de gilipollas! A mi bromitas las justas…

-Pero…


-Oye Dani, ¿para qué me pasas a tu madre? Creo que quiere hablar contigo

Por eso deje aquel trabajo…

¿Os habéis fijado alguna vez en que muchos padres le comen la cabeza a sus hijos para que trabajen dónde ellos dicen? Y según he leído, esto sucede desde hace miles de años…


Un ejemplo bastante ilustrativo fue cuando Jesús le dijo a su padre José que no quería seguir la tradición familiar.


Estaba Jesús está encerrado en su habitación y entra su padre de pega, José.

-¿Qué te pasa hijo? ¿Por qué no has ido hoy al trabajo?

-Papá…

-Dime

-No quiero ser carpintero como tú

-¿Cómo que no? ¡Trabajarás en lo que yo te diga! ¡Serás hijo de Magdalena!

-Papá, he formado un grupo de rock con mis amigos Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Vamos a hacer una gran gira para difundir nuestro mensaje. Somos muy buenos. Escúchame… ¡Yo voy a ser Dios!

-Joder. Me tenía que haber dado cuenta cuando empezaste a dejar el pelo largo, la barba y comenzaste a fumar crack…


Menos mal que Jesús hizo como yo y pasó de su padre porque sino las fiestas de Cartagena serían las fiestas de moros y judíos…moros y ateos o algo peor.

En fin, espero que hayan disfrutado del monólogo y que pasen buenas fiestas.

Buenas Noches

Muchas Gracias

No hay comentarios: