viernes, 25 de febrero de 2011

Otra vista atrás

Ahora más que nunca, con 4 meses por delante para terminar el erasmus y sin un chavo en el bolsillo, no me queda otro remedio que disfrutar de los placeres que te regala la vida sin pedirte nada a cambio.

Nada como el económico placer de correr cada mañana junto al río Mondego y sentirte vivo. Qué remedio sino deleitarte lentamente con el dulce discurrir de un beso, sin más contrapartida que el amor recíproco. Como no, ahora también me veré abocado a disfrutar de las infinitas vistas que desde los miradores que te regala la ciudad solo o en buena compañía. Ahora más que nunca, puedes disfrutar de cada respiración agitada o sin agitar.

Por si fuera poco, ahora más que nunca, internet se convierte en tu aliado para comunicarte, sumergirte en la cultura y las oportunidades que te ofrece vivir a coste cero. ¿Que te apetece ver un clásico del fútbol portugués como Benfica-Sporting? incluso para eso, compañeros, hay una respuesta sin gasto: hazte voluntario y disfruta del juego a pie de campo.

Por eso, ahora, con todo el tiempo por delante y nada en los bolsillos, seguiré regalando mis palabras de amor, cariño y afecto, las bromas y chanzas, como siempre, y la necesidad de consumir por consumir será olvidada.

Ahora más que nunca, cuando no necesitas gastar dinero, la preocupación te intenta perseguir en vano y sales cada día trajeado con el elegante smokin de la humildad, te das cuenta de que no necesitas dinero para ser feliz.

Espero que con la crisis la gente se dé cuenta de ello, o quizás siga atrapada en esta tormenta de consumismo y estupidez que lleva tiempo mojando nuestros verdaderos deseos. Hagan sus apuestas.