lunes, 9 de julio de 2012

La balanza de la vida

Cada vez mas, en la vida, me voy dando cuenta de como una especie de balanza invisible va equilibrando lo bueno y lo malo que vas haciendo en ella. Haces algo que crees has obtenido gratuita y desinteresadamente, y lo terminas pagando por otro lado. Haces algo bien, y por vias completamente distintas llegan recompensas. Haces cosas mal, recibes los golpes mas inesperados.

La parte mas racional de mi se resiste a creerlo, aduciendo que simplemente se deben a razones y causas que escapan a mi control y/o conocimiento pero la fuerza de los acontecimientos termina por imponerse aplastante e inexplicablemente. No se me escapa que el mundo esta lleno de injusticias y que muchos que causan grandes males parecen irse sin pagar las consecuencias, pero bien es cierto que a menudo no conocemos su vida privada y que en ella, hay enorme espacio para el sufrimiento. Hasta en los casos que menos entendemos, en los que podemos decir que como nos ha pasado esto, mirando bien, podemos ver que hay algo mal que hemos hecho o obviado que pasara por otra parte.

No hablo de Justicia divina, ni siquiera Natural. Hablo desde la consciencia de que unos actos conllevan inexorablemente unos resultados, sin saber la causa. Es, sin mas, la balanza de la vida y ni siquiera la venganza escapa de su ecuacion.

Por eso, cuanto antes aprendamos que somos responsables, directa o indirectamente, de todo lo que nos sucede en la vida, nos ira mucho mejor o al menos podremos entender mas las causas de nuestra suerte.

No hay comentarios: