martes, 17 de julio de 2012

Víchara

Uno de los mayores errores que podemos cometer en nuestra vida, y hablo motu propio, es mirar al futuro esperando a que llegue algo mejor. Para sobrevivir adáptate a las circunstancias, decía Darwin. Has vivido casi una cuarta parte de tu vida, quizás más, pensando en que cuando tengas ese trabajo, esos bienes materiales, ese chico/a de tus sueños, entonces y sólo entonces serás feliz. No puede ser más erróneo esto por otra parte, pues, aunque llegase, bien sabemos lo voluble de la felicidad.

La esencia de la felicidad no está simplemente en ser feliz con el trabajo sino en ser feliz en el día a día, y sí, quizás suene a tópico, pero joder es que es la pura y puta verdad. Siendo conscientes de que hay que vivir, disfrutar y divertirse a cada momento que se pueda, porque la felicidad es algo que se desvanece de un momento a otro, no es constante sino efímera, y aunque quieras atesorar todos los momentos, esta labor es como intentar guardar un puñado de arena escurriéndose entre tus manos. Y esto no debe ser motivo de angustia sino de placer, el poder sentir la felicidad deslizándose entre las palmas de nuestras manos es un privilegio escondido y uno de los secretos más importantes de la vida. Casi nada.


1 comentario:

Alex Palahniuk dijo...

+1
Has vivido casi una cuarta parte de tu vida, quizás más, pensando en que cuando tengas ese trabajo, esos bienes materiales, ese chico/a de tus sueños, entonces y sólo entonces serás feliz. No puede ser más erróneo esto por otra parte, pues, aunque llegase, bien sabemos lo voluble de la felicidad.