sábado, 21 de mayo de 2011

Eye on Asia&África

La #spanishrevolution que se ha generalizado en nuestro país y está rompiendo barreras en todo el mundo en pos de una auténtica democracia, nos hace perder la atención, respecto de las otras revoluciones que acontecen en el resto del mundo y que tienen al menos la misma importancia. Es el caso de países como Siria, Libia, Omán, Yemen, Bahréin... y muchos otros donde sus "súbditos" deciden que ya basta de morder el polvo, mientras sus jeques siguen montados en el espejismo del petrodólar, disfrutando de auténticos paraísos artificiales construidos con la sangre y sudor de sus ciudadanos. Si la nuestra es un paso adelante en el que no debemos dudar, la suya es aún más determinante pues no luchan por mejorar la apariencia de democracia que tienen, sino por conseguir algo que al menos se le parezca.

Es por eso mi extrañeza estos días cuando de los grandes diarios generalistas se ha dejado caer en el olvido ese enorme cambio en el mundo árabe que se estaba extendiendo como la pólvora y que en última instancia debe servir, además de para conseguir la libertad e igualdad de sus ciudadanos, para estrechar unos lazos sinceros con Europa que nunca debieron estar teñidos de sangre. Cierto es que aún hermanadas somos culturas distintas, que tienen elementos que deben ser erradicados sin tapujos (ablación, lapidación, la Ley del Talión...) mediante la única herramienta suficientemente eficaz para conseguirlo sin dejar ningún tipo de estigma: la educación gratuita y la libre difusión de información y cultura.

Pero como sabemos, el mundo no se hizo en un día, asi que en cierto modo debemos saber valorar en su justa medida un hecho tan importante como este enorme cambio, porque todos estos pueblos aplastados, humillados y marginados durante siglos por dictadores puestos a dedo, o con la aquiescencia de europeos y americanos, líderes políticos y grandes multinacionales, se han ido esquilmando sus recursos y han abandonado a los suyos a una suerte, con un destino certero de dolor y tragedia. Así las cosas, ante la falta de visibilidad en estos asuntos, he decidido echar una ojeada de nuevo por la red para buscar información sobre el avance en estos países orientales y así está la situación:

1. Siria. En el corazón de Oriente Próximo, se encuentra Siria, que con su famosa Damasco es un enclave imprescindible para entender buena parte de las relaciones que se desarrollan actualmente en esta enorme área oriental. Para entendernos, Siria es la contraposición a Israel y pese a que no simpatizan con el gobierno palestino, comparten su causa, y a la vez, han encontrado como extraños aliados a Irán, la única que realmente tiene poder para hacer frente a Israel. Así las cosas Siria es como una caja de bombas que de explotar desataría una serie de conflictos tan complejos e intrincados en Oriente Próximo que su resolución tendría un coste humano inaceptable.

En resumidas cuentas y sin ánimo de profundizar demasiado para no perder el rumbo, el presidente de Siria, El Asad, es el que tiene el botón rojo que puede activar a Hamás en Gaza y a Hezbolá, grupos guerrilleros, que podrían poner en jaque al gobierno israelí desatando una guerra ya de por sí demasiado sangrienta y duradera.

Por otra parte, es el pueblo sirio el que está harto de este Gobierno que lo tiene hastiado, es por eso que le reclaman más libertad y derechos, y es el miedo de ese Gobierno a perder un poder que no es suyo realmente lo que le lleva a responder a sus exigencias a golpe de bala. De momento, están logrando "mantener a raya" a los manifestantes pero estos ya están comenzando a armarse y a responder de la misma forma al Ejército Sirio por lo que ya son tildados de terroristas. Estos "terroristas" son tribus de Siria armadas que no buscan infundar terror sino responder al atropello que sufren por las agresiones de las "fuerzas de seguridad" las cuales suponen una afrenta imposible de obviar para cualquiera que tenga algo de amor propio y hacia sus familias perseguidas y asesinadas impunemente. Por ejemplo, el hecho de asistir a un funeral y que entren las fuerzas del orden y comiencen a disparar.

2. Libia. Mientras la coalición militar extranjera, y los "rebeldes" libios van estrechando el cerco sobre un Gadafi, ya casi asfixiado militarmente, están germinando en Libia una serie de disputas internas que pueden desembocar en una guerra civil entre los propios sublevados. Así, grupos como la Brigada del 17 de Febrero (un grupo de milicia ciudadana y policía política) y el propio Consejo Rebelde (reconocido internacionalmente) se miran con recelo y desconfianza, mientras van realizando la tarea común de derrocar a Gadafi.

¿Quién comenzó antes la Revolución que liberaría al pueblo?¿Quién o mejor dicho, cómo decidir que órgano tiene legitimidad para llevar las riendas del país hacia una transición pacífica? Son todavía preguntas sin responder que pueden desatar un tornado en el que seguro, a los occidentales no les gustará estar, pese a haberlo desatado, originalmente, ellos mismos.

3. Bahréin. Este pequeño reino de 800.000 habitantes ha sido uno de los centros neurálgicos de la economía en el Golfo Pérsico, ya que, a pesar de tener 18.000 millones de euros anuales de PIB y 32.000 euros de renta per cápita, su economía está en claro descenso. Pese a los esfuerzos de su gobierno en enviar un mensaje de confianza y estabilidad poco creíble, la economía sigue contrayéndose fuertemente por la desconfianza extranjera que suscitan las manifestaciones de sus ciudadanos. Así la banca, principal motor económico de la zona, está viendo amenazada su solvencia por la fuerte caída del sector turístico, la falta de mano de obra y el descrédito en los países extranjeros y las agencias calificadoras. Buena prueba de que aún con riqueza, sin el apoyo de tu pueblo, estás perdido.

Esto es solo una pequeña muestra de lo que está sucediendo en este conjunto de países que desde hace un tiempo lucha por su independencia pagando un precio que siempre es demasiado alto, pero que de no afrontarlo, supondría un coste aún peor.

Próximamente procuraré escribir sobre la situación en países como Marruecos, Omán, Yemen y Pakistán que también están afrontando procesos de cambio o tienen un papel importante y poco visible en el escenario internacional, y que nos servirá para entender mejor los cambios que en el se desarrollan. Un saludo a todos.

Dani

No hay comentarios: